Seleccionar página
Angus Young - Axl Rose

Angus Young – Axl Rose

Empezaré por el final, !!!CONCIERTAZO!!! Han pasado varias horas y aún tengo los pelos de punta!. Y dicho esto, vamos al meollo del tema, ¿como ha resultado el experimento de incluir como vocalista a Axl Rose en sustitución de Brian Johnson para esta gira?. Pues si tomamos como barómetro la respuesta de las más de 50.000 personas que presenciaron el espectáculo, diría que funcionó, vaya si funcionó.

Con una puesta en escena mas austera de lo habitual, se apagan las luces y el estadio queda iluminado por miles de luces rojas tintineantes en las gradas. Las pantallas laterales muestran el módulo Eagle de la Apollo 11 posándose en la Luna y sus tripulantes al caminar por la superficie descubren cómo del interior sale una enorme roca incandescente, con las letras AC/DC cinceladas a fuego. La mole se desprende e inicia su viaje de cometa flameante hacia la Tierra, con guiños a la voluptuosa Rosie, el Tren del Rock&Roll o las Campanas del Infierno, hasta estrellarse en el escenario delante de nuestras narices. Esta primera explosión de éxtasis inundó el estadio olímpico con los primeros acordes de Rock or Bust y nos hizo olvidar las larguísimas colas para acceder al estadio o las enormes aglomeraciones entre el público que intentaba dirigirse a grada o pista.

Filosofemos un poco: ¿Qué es AC/DC?, ¿hasta qué punto el todo deja de reconocerse por la falta de alguna de sus partes?, ¿qué vienen a ver los fans?. A estas alturas de la película, con todos los cambios sufridos en la banda en los últimos años y ya por último el cambio de vocalista, se puede decir que AC/DC es Angus Young porque Angus Young es AC/DC, y lo volvió a demostrar en Sevilla, incombustible como siempre y como nunca, desafiando al paso del tiempo con una energía que no es propia de una persona que supera los 60 años y con mas de 40 de giras a sus espaldas.

Angus Young

Angus Young

Empezaron desde lo alto, a todo lo que daban las tres filas de Marshalls en su retaguardia. Batería, bajo y guitarra impecable y, como ya nos tienen acostumbrados, no faltó ningún tema: Shoot to Thrill, Hell Ain’t a Bad Place to Be, Back in Black, y de ahí a su ascensión a los cielos Thunderstruck, Hells Bells, High Voltage, Sin City, You Shook me All Night Long, TNT…..con una interpretación vocal del líder de Guns N´ Roses portentosa, cerrando muchas bocas y abriendo las de los que estábamos allí y con una actitud que no le conocíamos, respetuosa con el público y con la banda, sin arrogarse más protagonismo del que le correspondía.

Axl Rose desde luego estuvo a la altura, por poner algún matiz, quizá se le notaba algo encorsetado en la interpretación, le falta un poco más de rodaje, tampoco ayuda estar sentado en una silla con una pierna escayolada y aún así casi nos hizo olvidar que es el sustituto del que fue durante más de 30 años la voz del grupo. Los puristas de la banda no lo perdonarán, pero Axl Rose está a la altura de AC/DC y alcanza momentos épicos cuando entabla diálogos con los fraseos salidos de la SG de Angus Young.

Casi nada. Aproximadamente dos horas de concierto que se concluyeron en los bises con el esperado Highway to Hell donde el público echó el resto, Riff Raff y la traca final, fuegos artificiales para For Those About to Rock (We Salute You).

INOLVIDABLE

Mención aparte merece Tyler Bryant & the Shakedown, como segundones de este show les tocó la peor parte, con un sonido penoso y muchas ganas de agradar a un público tempranero que ocupaba los puestos más cercanos al escenario para ver a las grandes estrellas.

Aún así, derrocharon pasión y lucharon contra un sonido apelmazado que no les hacía justicia. Sin embargo las pocas personas presente a esas hora tenían claro que era el momento para divertirse y en pequeños arrebatos los de Nashville conseguían arrancar aplausos y vítores. Este es el peaje a pagar cuando teloneas grandes giras, hacerte ver para conseguir bolos donde demostrar tu valía.

 

Comparte este contenido