Seleccionar página

Recientemente he estado con dos de los principales bailarines de la compañía Danza Mobile: Helliot Baeza y Sara Gómez Barker. Bailarines que desde el primer momento que los vi actuando sobre un escenario, estaba convencido que ellos serán dos de los que protagonizarán una nueva generación de profesionales de la danza en España.

Me acerqué al equipo de la compañía Danza Mobile para solicitarle esta entrevista, aprovechando el contexto de que a lo largo de este mes de octubre se ha estado desarrollando, una edición de otoño del Festival Escena Mobile. En el mismo sólo se programan piezas que se les califica como “danza inclusiva”. Es decir: trabajos donde al menos uno de los intérpretes de los montajes que se representan, tiene algún tipo de diversidad.

Si bien es cierto que en mayo de este año entrevisté en este medio a Esmeralda Valderrama (una de las fundadoras de Danza Mobile, bailarina, coreógrafa y docente), el caso es que en esa entrevista nos centramos más en qué es Danza Mobile y las implicaciones que tienen sus maneras de trabajar. Por tanto, consideré que este trabajo no estaría completo del todo si no les daba el turno de palabra a dos de sus intérpretes profesionales. Sara Gómez Barker y Helliot Baeza, son personas con una diversidad (muy diferentes condiciones, dicho sea de paso), pero de algún modo u otro, han compartido situaciones que le llevan a repensar qué es la danza, qué es necesario para que un bailarín sea considerado como un bailarín, etc…

Les aseguro que ha sido un lujo charlar con ellos, y por eso comparto con ustedes lo que fue nuestra conversación:

-¿Cómo empezó vuestra relación con la compañía Danza Mobile?

Sara Gómez Barker: En aquél momento yo estaba en el Conservatorio Profesional de Danza Antonio Ruiz Soler (Sevilla) estudiando danza española;  aunque no llegué a acabar porque los horarios no eran compatibles con los que tenía con mi carrera de fisioterapia.

De todas formas siempre he querido bailar, y nunca que pretendido desvincularme de la danza.  Entonces me hablaron de Danza Mobile, que además ni les conocía.

-¿No habías visto ni si quiera una pieza de Danza Mobile?

Sara Gómez Barker: No había visto nada.

Les busqué y me di cuenta que el local estaba al lado de mi casa. Me acerqué y les dije que tengo un problema en la vista, y me dijeron que les daba igual lo que yo tenga, y si quería saber lo que se hace aquí que me venga un día.

Y terminé enganchándome…

-O sea que empezaste como voluntaria y poco a poco, te fuiste incorporando en el equipo estable y demás.

Sara Gómez Barker: Empecé como voluntaria en las clases de la tarde que se imparten en Danza Mobile. Y justo en ese mismo año, me ofrecieron crear una pieza con Arnaldo Lozaín, y así fue como me fui vinculando con esta compañía.

Hace como tres años (tras terminar mi carrera de fisioterapia) me propusieron que impartiese clases por la mañana de anatomía, masajes, conciencia corporal. Y les dije que sí.

-¿O sea que ya formas parte del equipo docente y de la compañía como tal?

Sara Gómez Barker: Efectivamente. Estoy en el centro de creación de por la mañana como docente, asimismo, estoy en la escuela de danza de por la tarde para personas diversas: desde los dos años hasta los que ya están en residencias. Como también, en las producciones de la compañía.

-¿A qué se debe ese giro de pasar de danza española a danza contemporánea?

Sara Gómez Barker: En su día hice las formaciones básicas, que es algo muy general, y con doce años decidí presentarme a las pruebas de acceso para entrar en danza española en el conservatorio de Sevilla. A mí la danza española me encanta, aunque me parezca una danza súper complicada.

De todas formas siempre me había gustado la danza contemporánea, y nunca la había hecho. Mi primer acercamiento a ella fue a través de las clases de la tarde en el local de Danza Mobile, y me sentí muy cómoda.

Es verdad que hace mucho que no hago danza española, que es algo que me encanta, y sé que la tengo ahí, como me pasa también con el flamenco. Creo que todo aporta para al final ir creando un lenguaje propio.

 

SOCIETY (políticamente incorrectas).Foto: Raquel Álvarez

SOCIETY (políticamente incorrectas).Foto: Raquel Álvarez

 

-Helliot ¿Cómo empezaste a vincularte con Danza Mobile?

Helliot Baeza: Yo viajo mucho  con Sara y Paqui Romero… Sara baila muy bien.

-¿Tú empezaste en la escuela de las tardes de Danza Mobile, verdad?

Helliot Baeza: Sí.

-¿Y de allí te fueron derivando al centro de creación de las mañanas? Lo digo porque cuando entrevisté  a  Esmeralda Valderrama, me comentó que varios de los bailarines profesionales de esta compañía, antes  pasaron por una larga formación.

Sara Gómez Barker: Las clases por la tarde están enfocadas como una extra-escolar, y por la mañana lo que tenemos es un centro ocupacional. Si es verdad que hay muchos alumnos como es el caso de Helliot, que han estado formándose con nosotros.

Por las mañanas ofrecemos una formación continuada, donde se imparten cuatro o cinco horas de lunes a viernes: con clases de teatro, composición escénica, fotografía, etc…, Es una formación más especializada, en comparación con lo que hacemos por las tardes.

Al final la gente de la compañía son los usuarios que están por la mañana, y que a la vez, están preparados para actuar sobre un escenario. Ahora mismo tenemos unos treinta alumnos por la mañana, y en las producciones de la compañía unos cinco o seis.

-¿Los que vienen de esa formación, no?

Sara Gómez Barker: Claro. Son los que terminan siendo nuestros bailarines profesionales.

-Helliot ¿Después de todos estos años por qué has continuado bailando aquí?

Helliot Baeza: Lo que pasa es que gusta mucho bailar, entonces llevo aquí muchos años. Y voy a seguir: me encanta todo.

-¿Cuándo veis a compañeros vuestros como Jaime García bailando en “Incorrecto” junto a Arturo Parrilla, o haciendo clown en “¿Perdidos?” junto a Susana L. Villegas, que pensáis?

Sara Gómes Barker: Esto no sólo pasa con Jaime o con Helliot, es interesante ver cómo vamos todos evolucionando en los procesos que hay detrás de las distintas piezas que hacemos. También es verdad que hemos tenido la suerte de trabajar con un montón de coreógrafos, que cada uno viene de un lugar  y de lenguajes diferentes.

¿Qué tiene qué ver las piezas “Incorrecto” y “¿Perdidos?”? Nada.

-Tuve la oportunidad de hablar con Arturo Parrilla tras la representación de “Incorrecto”, del día 3 de octubre en el Teatro TNT (Sevilla). Y me comentó que, básicamente, esta pieza trataba de mostrarnos el mundo interior de Jaime García. Es decir: el desarrollo de Jaime ha llegado a un punto en el que habéis apostado a que se “explaye”, aunque el “juego” de la pieza incide en que Arturo Parrilla se asegure que Jaime García no salga del mismo “carril”, para que no se disperse demasiado.

A lo que me lleva a decir, que tengo la impresión de que muchos de vuestros trabajos muestran vuestras realidades cotidianas. O dicho de otra manera: el cómo vivís vuestra condición como personas con diversidad, y el cómo pensáis el “afuera” de estar  en dicho marco.

Sara Gómez Barker: De hecho, Helliot tiene un solo.

 

Helliot (Solo de Danza Contemporánea para públicos diversos). Foto: Sofía Leiva Quiroga

Helliot (Solo de Danza Contemporánea para públicos diversos). Foto: Sofía Leiva Quiroga

 

-Pues hablemos de ello.

Helliot Baeza: La pieza “Helliot” la hice con Antonio Quiles, y ésta habla de Helliot.

-¿”Helliot” habla de ti mismo o de varios personajes que has creado?

Helliot Baeza: Está el caballo, el ruso, el chino…

-Entonces “Helliot” ¿Es todo eso a la vez?

Helliot Baeza: Sí.

-¿Es el mundo de “Helliot”?

Helliot Baeza: Sí.

-De las primeras cosas que pensé cuando la vi, fue que tú entras con la cabeza de caballo, y podría ser cualquiera quien la estuviese portando. Al tiempo, empiezas con ese discurso en el que no se entiende ninguna palabra. Lo que me lleva a preguntar ¿Cómo distingues a una persona de otra, hasta que le ves el rostro y hablas con la misma?

Parece que se necesita que esa persona esté emitiendo algo hacia “afuera”, para que alguien pudiera tener la impresión de que se está hablando con alguien “diferente”.

Helliot Baeza: Cuando me quito la cabeza de caballo, ya estoy allí solo y libre.

-O sea ¿Ya no estás siendo llevado a través de unas “riendas”?

Helliot Baeza: Sí. De hecho, el próximo 27 de noviembre actuaré con “Helliot” en Castilloblanco de los Arroyos (provincia de Sevilla): mi pueblo.

-¿Será la primera vez que actúes allí?

Helliot Baeza: Sí.

-Helliot, me comentó Esmeralda Valderrama que es un trabajo muy personal tuyo. Y tú haces un solo de más de cincuenta minutos, que para cualquier bailarín, es un reto. Además, esta pieza no es un conjunto de coreografías, más o menos bien la enlazadas.

Sara Gómez Barker: Para mí en lo personal y en lo profesional, bailar solo más de cincuenta minutos me parece increíble. Tomando en cuenta la gestión de la energía que haz de tener en cada momento, mantener la atención del público…, Como intérprete, me parece súper complicado hacer eso.

-Y el nivel de exposición. Es decir: No es cualquier cosa hacer una coreografía que tratar el “mundo interior” de él.

Dicho lo anterior ¿Cómo uno se puede definir como ser humano, en mundo en el que la idea de persona está tan claramente delimitada?

Sara Gómez Barker: Para mí todos somos diversos, y este trabajo que estamos haciendo contribuye a visibilizar realidades, para así quitar un poco los estigmas. Es un hecho que no todos somos iguales, y por más que algunos tengamos diversidades funcionales, otros sean altos, otros bajos, otros rubios, etc…, al final lo que hay que juzgar es la calidad del espectáculo, o si ha gustado.

-En ocasiones, lo que yo he percibido del público que va a ver cosas que se encuadran con la “danza inclusiva”. Es que hay quienes se emocionan porque, por ejemplo, una persona con síndrome de down o alguien que se desplaza en silla de ruedas, está bailando.

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Raquel Álvarez

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Raquel Álvarez

 

O sea ¿Una persona con síndrome de down que baila profesionalmente, ha superado más barreras que otra de la misma condición, que trabaje de camarero o de dependiente en una librería?

Helliot Baeza: Todos somos bailarines: una persona que trabaja mucho, puede ser libre y puede bailar.

-Por tanto ¿No importa quién seas, todos pueden bailar?

Helliot Baeza: Todos somos personas.

Sara Gómez Barker: Hay que tener claro que por tener alguna discapacidad, no se puede hacer lo que a uno le dé la gana sobre un escenario.

No sé si es afortunado o no, pero yo puedo pasar por desapercibida. Es decir: es posible que tú me veas bailar sobre un escenario, y no sepas que tengo alguna discapacidad.

Lo que yo quiero es que me valoren como bailarina, no por ser una bailarina con discapacidad. Al final quiero que el público disfrute, que sea crítico con mi trabajo. El punto es que tras ver un espectáculo, que se valore la calidad del mismo.

-Hay quien entiende el trabajo de Danza Mobile como algo “social”, y muchas veces se deja de lado  que detrás de esas piezas, hay calidad artística ¿Qué pasa allí?

Sara Gómez Barker: Las artes hacen un cambio social, pero en el caso de Danza Mobile, es un hecho que lo que se hace produce un cambio social al trabajar con colectivos minoritarios. No obstante, lo que se hace aquí es cultura, es danza.

Creo que todas las artes muestran una fibra sensible sobre lo que se está mostrando, lo cual tiene implicaciones a nivel personal y emocional.

Cualquier bailarín que se ponga sobre un escenario, está intentando hacer un cambio. Además todos los profesores que trabajamos en Danza Mobile, somos especialistas en nuestras disciplinas. Es decir: el profesor de teatro imparte teatro, no hace terapia. Porque aquí se forman profesionales de lo artístico.

Desgraciadamente, las personas con discapacidad tenemos muchas más dificultades para acceder a una educación reglada. ¿Conoces a alguna persona con síndrome de down estudiando en el conservatorio? Yo no he visto a ninguno.

-¿Ustedes se plantearían meterse  en una conservatorio superior de danza, para aumentar vuestras herramientas como coreógrafos y ser profesores en una institución pública? Todo ello considerando también, vuestras trayectorias profesionales.

Helliot Baeza: Yo estoy aquí muy bien y libre. Mi objetivo es ser bailarín, y yo voy a seguir aquí hasta el final.

Sara Gómez Barker: Yo estoy muy contenta donde estoy, a nivel personal y profesional. En la vida me hubiera imaginado que acabaría en una compañía de danza. De cualquier modo, me gustaría tener los mismos derechos que tienen todos.

Yo no sé si quiero entrar en un conservatorio superior de danza, pero me gustaría tener la oportunidad de hacerlo.

-Tomando en cuenta toda tu realidad ¿Crees que tendrías más dificultades para entrar en un conservatorio superior que la mayoría de la gente?

Sara Gómez Barker: Sí. Porque yo he vivido parte de mi formación de danza en un conservatorio, sin poder ver bien. Y ellos tienen su temario. Por ejemplo: yo no puedo captar un punto fijo, y ello me vendría bien para hacer un giro triple (cosa que figura en los temarios). A lo mejor me costará más tiempo sacarlo, porque he de acudir a recursos más corporales. Sin embargo, tengo otras cosas que no se me están valorando.

¿Qué pasa con las personas que van en sillas de ruedas? O sea ¿Si una persona que va en silla de ruedas no puede hacer un  salto, no puede ser bailarín?

-Aunque sea lindo que se haya generado un proyecto como Danza Mobile, no deja de ser un pequeño “refugio” que os aisla de ese mundo que no contempla vuestras singularidades en todos los sentidos.

Sara Gómez Barker: Esta es nuestra casa, pero a la vez creo que con el tiempo nos hemos ido ampliando y visibilizando más.

Aquí vienen  alumnos del conservatorio superior de Madrid a hacer prácticas, y la interpretación de Helliot en “Helliot”, ganó el premio Escenarios de Sevilla en 2018.

Helliot (Solo de Danza Contemporánea para públicos diversos). Foto: Sofía Leiva Quiroga

Helliot (Solo de Danza Contemporánea para públicos diversos). Foto: Sofía Leiva Quiroga

 

-¿Ese premio era general, no había ninguna “mención especial” de cualquier tipo, verdad?

Sara Gómez Barker: Así es. Eso fue un gran avance, porque es algo que sucedió en el interior de la “danza inclusiva”.

-¿Creéis que es posible dejar de hablar con el “apellido” “danza inclusiva” a la hora de programar este tipo de piezas en España?

Sara Gómez Barker: Esto es danza y ya, pero todavía es necesario que exista el “apellido” de “inclusiva”. Por ejemplo: En el Festival Escena Mobile sólo se programan piezas de “danza inclusiva”, y ello me parece fundamental. Porque debemos visibilizar a estos colectivos, y a día de hoy no nos programan muchas veces por tener algún tipo de discapacidad. Entonces esto  crea una red de contactos entre las personas que estamos metidas en el mismo mundo, y ello es necesario.

Para mí no hay ninguna diferencia entre un espectáculo con personas con discapacidad, con uno con personas sin discapacidad.

-Sin embargo, tengo entendido que la pieza “Helliot” fue programada en distintos teatros de muchos sitios de Europa, sin que se anuncie la misma bajo el “apellido” de “danza inclusiva”.

Helliot Baeza: Yo he hecho muchos viajes: Alemania,  Madrid…

-¿Cómo te has sentido cuando has actuado en teatros fuera de España?

Helliot Baeza: A la gente del público le gustó.

-¿Qué me decís sobre el trato que le han dado los que gestionan los teatros de otras partes de Europa: sentís alguna diferencia con los de aquí?

Sara Gómez Barker: Por lo general, siempre me he sentido muy bien acogida. Al mismo tiempo es una realidad, que Danza Mobile es una compañía que se mueve más a nivel internacional.

-A pesar de que esta compañía lleva más de veintiséis años, aún existen personas que residen en Sevilla, seguidoras a las artes escénicas, y apenas “les suena”…

Bueno, vamos a hablar de algunas de vuestras piezas. Helliot ¿Hay algo que te gustaría añadir de la pieza “Helliot”?

Helliot Baeza: No. Está bien.

-Una de las cosas que identifiqué en común  entre las piezas “espejo” (interpretada por Vanesa Aibar y Helliot Baeza) y “Trinus” (interpretada por Natalia Jiménez Gallardo y Sara Gómez Barker), es que todos sois personas con formaciones diferentes, de generaciones diferentes, de lenguajes diferentes…

Sara Gómez Barker: Bueno yo ya he ido a clases de Natalia, pero cuando le propusimos hacer “Trinus” yo llevaba dos meses con ella. Aunque parezca una tontería, me siento como una “pequeña esponja” que quiere absorberlo todo. Por eso sé que trabajar con distintos profesionales, es una oportunidad para seguir aprendiendo, enriquecerme de lenguajes nuevos. Y al final creo que es una experiencia mutua.

-¿Natalia y tú, pensáis mover “Trinus” más allá de aquella actuación del pasado mes de mayo en el Teatro Alameda (Sevilla)?

Sara Gómez Barker: La verdad que no hemos vuelto a hablar de ello.

-Si pudiera pediros un regalo de cumpleaños, me gustaría ver una versión larga- Es que “Trinus” es una delicia.

Y tú Helliot ¿Qué tal estuviste trabajando con Vanesa Aibar? Pues ambos en “espejo”, conservasteis vuestros respectivos registros mientras bailabais en vuestros respectivos espacios del escenario. Y aún con todo, se notó que había comunicación entre vosotros.

Helliot Baeza: Con Vanesa bien, llevo muchos años con ella.

Sara Gómez Barker: Ella es una coreógrafa que está vinculada con Danza Mobile, aunque no trabaje aquí regularmente.

Helliot Baeza: Yo bailaba con ella en “espejo”. Ella hacía flamenco y yo contemporáneo; entonces, yo bailaba después de lo que ella hacía.

-Claro, nunca rompisteis esa “barrera”…

¿Y qué me decís de la pieza “Toc”, en la que estáis los dos juntos bailando con la coreógrafa Paqui Romero? ¿En esa pieza os habéis basado en la experiencia personal de alguien cercano, o por el contrario, tratasteis algo que visteis a vuestro alrededor?

Sara Gómez Barker: Paqui le estuvo dando muchas vueltas al tema de las enfermedades mentales, de la cuales no se habla mucho, aunque estén a la orden del día. Nosotros vivimos en una sociedad muy estresada, con mucha ansiedad…, y hay gente que tiene muchos problemas mentales, y eso se trata con prejuicios.

Es un montaje muy divertido. Yo personalmente, pienso que trabajar con Paqui Romero me resulta muy fácil, porque ella tiene las ideas muy claras, tras haber hecho una gran investigación previa sobre lo que se va a hacer.

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Raquel Álvarez

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Raquel Álvarez

 

-Me asombró de “Toc” (entre otras cosas) que habéis trabajado con sentido del humor un tema muy duro, sin llegar a frivolizarlo ¿De dónde sacáis esa fuerza?

Sara Gómez Barker: Esto lo podría explicar mejor Paqui, pero como precisamente es un tema muy duro, la cuestión está en que el público piense. Cuando de repente alguien se ríe, y al tiempo se da cuenta de lo que se ha reído, entonces reflexiona sobre que en realidad eso no ha tenido ninguna gracia.

-Eso mismo me pasó cuando vi “Castigo de Dios” de Danza Mobile.

Sara Gómez Barker: Claro. Por eso me parece un lenguaje muy interesante de utilizar.

Helliot Baeza: Estuvimos Paqui, Sara y yo. Hay un momento en el que bailo solo, y luego estoy con Sara cuando escucho la música.

-Sin duda que toda pieza requiere tener coordinación entre sus intérpretes.

Al respecto de “Society (políticamente incorrectas) ¿Qué tipo de convivencia  se generó entre ustedes, tratando el tema de la mujer  en esta sociedad occidental?

Sara Gómez Barker: Para mí ese montaje ha sido un antes y un después. A nivel personal fue muy bonito porque nos reunimos cinco mujeres, y además para hablar del tema de la mujer.

En torno al proceso del montaje escénico, se creó una pequeña comunidad donde hablábamos de cómo nosotras nos sentíamos. Hasta el punto , de que hay muchas cosas que he compartido con ellas, que no las he dicho nunca a nadie más.

Así es cómo vivimos dentro de una “red de seguridad”, que fue más allá de lo escénico.

-¿Entonces este proceso te ayudó a ampliar tu visión de la realidad que vivís vosotras las mujeres?

Sara Gómez Barker: Sí, porque sentí que había comprensión entre nosotras. Incluso ha habido momentos en los que  hablaba con mis compañeras, sobre cosas que yo antes pensaba que sólo me pasaban a mí. Lo cual me hizo darme cuenta, que esto que he vivido es una realidad muy amplia.

-Sara ¿Qué me dices de la pieza “Manuel y Sara” que interpretaste junto a  Manuel Cañadas? Obra que me invita a preguntarte, si tras ese montaje han avanzado vuestras reflexiones sobre la relación que se dar entre un tutor y la persona que es tutorizada. Mientras se evita que se caiga en dinámicas paternalistas.

Sara Gómez Barker: Para mí ha sido un lujo trabajar con Manuel, además de que él me encanta como bailarín. Y al tiempo de irle conociendo, me gusta más como persona.

Es que él todo lo hace con juegos, por eso no sentí en ningún momento que me imponía que estaba bailando al lado de Manuel Cañadas. Así que un día estábamos jugando, y surgió la pieza sin que yo me estuviese dando cuenta que estaba dentro de un proceso de montaje.

-Cuando vi “Manuel y Sara” identifiqué que lo que comentas era el terreno en el que ustedes se desenvolvían; y de repente, le marcas un límite con esa bofetada. Aunque las cosas continuarán igual.

Sara Gómez Barker: La base del montaje era trabajar el desapego. Es decir: como hay un momento en que una de esas dos personas le pega una bofetada al otro, y aún ese sigue queriendo estar allí. De hecho en la última parte, digamos que yo no estoy, y él sigue buscándome.

-Con todo lo que hemos hablando ¿Qué trascendencia le encuentran ustedes al bailar?

Helliot Baeza: Para mí cuando tengo ensayo, y hay fallos. Tengo que hacer lo mismo otra vez.

-Por tanto ¿La danza te sirve para mejorar en muchas cosas?

Helliot Baeza: Sí. También sirve para disfrutar la vida.

Sara Gómez Barker: A mí me aporta un montón de cosas. Por ejemplo. Con un montaje disfruto lo que se crea entre todos, porque al final se pasan muchas horas con esas personas; como también, terminas abriéndote con esa persona ya que a la hora de hablar cosas, proponer…, dejas un “cachito” de ti.

Las relaciones que he tenido con las personas con las que he compartido una pieza, no las he encontrado en otro sitio.

Cuando te subes a un escenario, da igual el día que hayas tenido: tengas muchas cosas en la cabeza, preocupaciones…, no sé qué me pasa en el escenario, porque una vez que estoy allí, sólo estoy allí: Y no paro de disfrutarlo. Todo ello a pesar de que antes me suelo poner muy nerviosa.

Helliot Baeza: Cuando yo estoy en un teatro, en realidad yo estoy pensando en otra cosa. Y estoy más libre, me siento yo mismo.

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Gracia Gata

TOC (infografía de lo nuestro). Foto: Gracia Gata

 

-Helliot ¿Qué diferencia hay para ti, bailar de no bailar?

Helliot Baeza: No sé me gusta, y voy a seguir.

Pronto volveré a bailar con Laura Morales con la pieza “De otro lado”, donde yo haré de mago, y ella me hace caso.

-En esa pieza tratas “muy mal” a Laura Morales.

Helliot Baeza: Sí.

-¿Qué piensas cuando estás interpretando “De otro lado”?

Helliot Baeza: Yo con ella me siento libre.

-Además se nota que ambos habéis coincidido en un mismo código. Creo que eso es síntoma de lo que se buscaba aquél  día de mayo de este año, en el Teatro Alameda, donde os mezclasteis con profesionales pertenecientes a la PAD (Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza).

Sara Gómez Barker: La idea era fomentar la inclusión real, vinculando a creadores andaluces con personas con diversidad. Por eso creo que es un proyecto muy bonito, y se tiene la intención de seguir haciéndolo en los siguientes festivales, porque es necesario.  

-Entonces ¿Habrá una nueva edición del Festival Escena Mobile en mayo del próximo año?

Sara Gómez Barker: En principio creo que sí.

-¿Por qué se ha hecho una edición de otoño de este festival, a lo largo de este mes de octubre?

Sara Gómez Barker: Se buscó compensar las consecuencias provenientes de las cancelaciones producidas por la pandemia. Tomando en cuenta que con las restricciones sanitarias, era más difícil traer a profesionales a Sevilla de tantos puntos de España. Así que aunque esta vez no hubo certamen coreográfico, se trajeron a estas compañías para compartir cartel con coreógrafos andaluces.

-Cuando oigo hablar a vosotros de vuestra relación con Danza Mobile, entiendo que tenéis un vínculo de “familia”. Dicho eso ¿Cómo habéis sorteado el confinamiento que pasamos en la primavera del año pasado, al no poder ir cada día al local?

Sara Gómez Barker: A mí me resultó muy duro en todos los sentidos. Pero aunque eché mucho de menos estar con la gente, pudimos crear un grupo de Whatssap en el que estuvimos en contacto casi todos los días.

Eso sirvió para proponerles a los alumnos proyectos, y para evitar desconectarnos del todo.

-¿Llegasteis a dar clases online?

Sara Gómez Barker: Como tal no, pero si se hicieron videollamadas.

Helliot Baeza: Yo estuve encerrado en casa, y eché mucho de menos estar aquí.

-Para terminar ¿Hay algo que les gustaría añadir?

Helliot Baeza: Yo estoy muy contento.

Sara Gómez Barker: Yo creo que Danza Mobile es algo muy especial para todos, es como una familia. Y es importante trabajar en un sitio en el que sientas a gusto, donde puedes crecer. Así vamos todos juntos a lo mismo, y eso no es fácil de conseguir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este contenido