Seleccionar página

La vuelta al ruedo de Nudozurdo con Voyeur Amateur es un resumen de sus quince años de carrera aunando su cara más rockera con temas más reposados, siempre manteniendo sus señas de identidad: el triunvirato formado por guitarra, bajo y batería, rabia, desconcierto y oscuridad emocional. La puesta en escena de su ADN musical no deja a nadie indiferente. 

La banda encargada de amenizar la espera para los incondicionales fans de Nudozurdo fue RRUCCULLA, proyecto detrás del cual se encuentra Izaskun Gónzalez, una auténtica valiente que se basta y se sobra ella solita encima del escenario a los mandos de su mesa de mezclas, sus bases sonoras e incluso se arranca a tocar la batería en alguno de sus temas.

Llegó la hora que todos esperábamos y hacia las diez de la noche sale a escena el trío formado por Leo Mateos (voz y guitarra), “Meta” (bajo) y Ricky Lavado (batería) para esculpir un nuevo episodio en la particular historia musical de cada uno de los allí reunidos. Si los músicos tienen discografía, los amantes de la música tendríamos su equivalente en “conciertografía” y estoy segura que para la gran mayoría de los asistentes no era su primera vez con Nudozurdo. Si ellos son los raros, yo también quiero serlo.

Comienza el lanzamiento de cuchillos que vienen recién afilados con la publicación de su quinto trabajo discográfico, Voyeur Amateur (MushroomPillow, 2017), publicado apenas un mes antes. Dan el primer tiro certero con Bondage Belcanto, tan afilado como las letras a las que nos tienen acostumbrados, “Y los espejos oscuros y quietos no quieren reflejar. Y los deseos confusos y llenos”. El segundo tema que tocan también es de su último trabajo aunque es un tema rescatado de los inicios de la banda hace más de 10 años, Estás tan perdida.

Echamos la vista atrás 2 años para recuperar dos temas de Rojo es Peligro (Everlasting, 2015) donde ya contaban con la formación actual, cuando Ricky Lavado (ex Standstill) se incorporó a la banda después de muchos años de cambios en la alineación titular. Bucles Dorados y No Siento Tu Amor y Tu Amor Es Falso que mantienen sus señas de identidad como son la oscuridad, la claustrofobia que emanan de la atmósfera instrumental del trío guitarra, bajo y batería pero con el apoyo del sonido de los sintetizadores con los que estuvo experimentando Leo en su proyecto paralelo, Acuario y del que se han alejado para crear su último disco donde han optado por volver a sus raíces.

La atmósfera se vuelve densa con los primeros acordes de Dentro de él, el bajo de Meta se convierte en protagonista. Con Ha Sido Divertido recuperamos los inicios de la banda cuando en 2002 ganaron el concurso de maquetas de Popzuelo y sentaron las bases de su claustrofóbico estilo.

El ambiente ya está lo suficientemente cargado como para que suene el primer single de Voyeur Amateur, del mismo nombre. Un tema que retrata la alienación del mundo que vivimos, donde el dinero manda. “Enciendo la radio y todo lo que puedo escuchar, son grupos que huelen a dinero y poco más”.

Mil Espejos, un clásico que no puede faltar nos devuelve el aliento y nos relajamos mecidos por su larga intro instrumental. Le sigue la que está llamada a convertirse en clásico que sus fans van a reclamarles en sus directos, Úrsula Hay Nieve En Casa. Se os ocurre una forma más bonita para decir, “Cariño, tenemos que hablar”.

Después de este momento de intimidad volvemos a revolvernos con Prometo Hacerte Daño, Viaja Hacia Mi y exortizamos nuestros demonios al grito del Hijo de Dios donde todo el público les acompaña desgañitándose.

A partir de este punto se hace la oscuridad y cada vez es más difícil entender lo que canta Leo, bien es cierto que la calidad del sonido en la sala no está siendo su mejor aliado. Volvemos al año en curso con Jaula de Oro y en especial el paisaje que pintan con La Ruta De Los Balcanes donde reina la distorsión para aterrizar en una “Europa brilla sin corazón”.

Tras una breve pausa regresan a escena con un trío de bises. Los Bárbaros del 2015 pero la noche se cierra con dos temas muy representativos de su sonido, Conocí el Amor y Dosis Modernas de Tara Motor Hembra (Everlasting Records, 2011) dejando bien claro quiénes son y serán Nudozurdo, ese sonido claustrofóbico, su oscuridad emocional, la falta de oxígeno a base de los guitarrazos de Leo, el bajo taladro de Meta y la explosiva batería de Ricky.

Comparte este contenido