Seleccionar página

Xoel_Drexler_Charco_0214

La segunda jornada del Festival Charco dentro de las Noches del Botánico estuvo pasada por agua. Como la tormenta que sufrió Juana Molina en la forma de inconvenientes problemas de sonido obligando a la cancelación de su concierto o los continuos chaparrones provocados por los retrasos acumulados que obligaron a recortar cada show, por no hablar de los insoportables parones que provocaban el excesivo tiempo empleado en cambiar de escenario. Gracias al estupendo cartel y el buen hacer de los artistas: Tulsa, Chico Trujillo, Xoel López y Jorge Drexler, todos y cada uno de ellos en un extraordinario momento de gracia profesional, consiguieron llevar la nave a buen puerto.

Con el público asfixiado de calor agazapado en las escasas sombras del escenario tras una larga espera desde la apertura de puertas sube al escenario Juana Molina (ARG) que pierde la batalla contra la mesa de sonido y tiene que abandonar. Si te sirve de consuelo, somos muchos los que nos quedamos con las ganas de escuchar tu particular electrofolk.

Sin ningún tipo de explicación por parte de la Organización volvemos a sumar tiempos de espera sin saber bien quién va a subir a escena. Alrededor de las 21h llega el turno de Tulsa (ESP) acompañada por su banda y cuentan con apenas 5 canciones para levantar los ánimos del personal al grito de “Hola Charquistas”. El repertorio se centra en su último trabajo Los Exiliados Románticos colaboración que ha realizado Miren Iza para la película de Jonás Trueba. Su interpretación como siempre es impecable, solo Miren es capaz de dar esa solemnidad a las notas que arranca de su guitarra acompañadas de su voz desgarrada.

Tulsa_Charco_0113

Tulsa

Y así es como pasamos de Los Amantes del Puente contenido en La Calma Chicha (parece que el festival se lo ha tomado al pie de la letra) trabajo anterior de Tulsa y también presente en la película a la cumbia rica de Chico Trujillo (CHI). Estábamos faltos de una propuesta así y más con la tarde que llevábamos, son la pura fiesta, hacen que se te vayan los pies al ritmo de su música. Lo dan todo en escena, consiguen despertarnos a todos del letargo y que recuperemos la alegría y las ganas de bailar. Tienen al público a sus pies pero también luchan contra el reloj porque apenas les conceden otras 5 canciones para demostrarnos de lo que son capaces y se van vitoreados por el público pidiendo más.

Llegó la hora de Xoel López (ESP), el “+ artista invitado” en la publicación del cartel y no me extraña que fuera él el elegido porque se lo ha ganado por derecho propio con su trayectoria personal y musical que le ha llevado literalmente a cruzar el Charco para perderse, descubrirse y  encontrarse en Paramales, álbum que centra su actuación y con cada tema que toca va regando al público con su particular antídoto: Yo Solo Quería Que Me Llevaras A Bailar, Patagonia o Sol de agua son algunas de sus píldoras de la felicidad.

Xoel_Charco_0208

Xoel López

Ya tiene a todo el público encendido bailando y cantando con la sonrisa puesta y para que la magia siga en aumento entra en escena el rey de la noche, Jorge Drexler, con quien interpreta Hombre de Ninguna Parte y que rematan entonando el Nowhere Man de los Beatles.

Aún quedan más relatos con los que festejar la fiesta de la música Iberoamericana, de viajes a ninguna parte para encontrar tu lugar en el mundo como la historia de tantos gallegos que tuvieron que cruzar el Charco en busca de una vida mejor: A Serea E O Mariñeiro, Ningún Nombre, Ningún Lugar o De Piedras Y Arena Mojada con la que cierra su actuación. Xoel rebosa energía y buen rollo y se despide hasta la próxima marcándose un bailecito a ritmo del I can´t help myself (sugar pie, honey buch) de The Four Tops.

Y por fin llegó la hora, ha costado mucho pero ha merecido la pena, son cerca de las 0:30h cuando Jorge Drexler (URU) sube al escenario acompañado por su banda dentro de su gira Perfume. Gira que comparte con Luciano Supervielle integrante de Bajofondo y solista “por descarte propio” como el propio Drexler dice.

La audiencia recupera el ánimo tras el último parón ahora que le tiene ahí tan cerquita desgranando algunas de las canciones de su último trabajo Bailar en la Cueva y se derrite literalmente cuando se queda sólo en escena acompañado únicamente por su guitarra para interpretar Guitarra y vos, haciéndote sentir que estás solo en medio de esa multitud y solo toca para ti.

“Estás conmigo

Estamos cantando a la sombra de nuestra parra

Una canción que dice que uno sólo conserva lo que no amarra

Y sin tenerte, te tengo a vos y tengo a mi guitarra”

Llegó la hora de sacarse la espinita e invita a subir al escenario a Juana Molina, si bien no estamos a tiempo de enmendar los fallos técnicos que la han dejado fuera si es posible cantar un tema con su guitarra acústica.

Regresan todos los músicos al escenario y va entremezclando temas antiguos con temas nuevos. Drexler tiene muchos talentos pero por encima de todo es un gran poeta. Sus letras no te dejan indiferente y así lo demuestran sus temas, desde Se va, se va, se fué publicada en Eco de 2004 a canciones actuales como Universos Paralelos en la que cuenta con la colaboración de la rapera franco-chilena Ana Tijoux. Una lástima no haber podido disfrutar también de ella acompañándole en el escenario porque el pasado 14 de julio estaba tocando en Madrid.

La noche estuvo llena de momentos muy especiales como cuando interpretaron Bolivia de su último trabajo donde cuenta la historia de su propia familia, inmigrantes centroeuropeos en un país pobre de Sudamérica.

“La historia es una puerta giratoria, hoy estamos aquí, mañana allá, quien sabe donde estarán nuestros hijos…”

O la coreografía aprendida del vídeo Universos Paralelos grabado por David Trueba y que se marcan todos los músicos acompañando a Drexler al frente del escenario, porque todavía queda tiempo para bailar, Bailar en la Cueva.

Jorge Drexler_Charco_0237

 

La noche está llegando a su fin y es cuando invita al escenario a Xoel para tocar juntos La Luna de Rasquí y nos cuenta la historia mágica que hay detrás de la canción cuando la compuso en una pequeña isla caribeña de Venezuela donde se quedó mirando a la luna y tuvo la sensación de que ella le hablaba…  y le decía:

«En ese lugar en donde estás tú, en ese preciso punto no llega la pena, allí no te ve, es como si fuera un punto ciego de la pena»

Y como colofón nos deja temblando con una idea con la que nos despertaremos al día siguiente y ojalá que al siguiente y al siguiente … Nada se crea, nada se destruye porque Todo se Transforma.

El festival CHARCO es un puente entre Iberoamérica y España, tan atractivo como necesario pero vamos a necesitar de todo un año para olvidarnos de la acumulación de problemas técnicos de esta edición  y de otro gran cartel para volvernos a enamorar el año que viene, porque ya se sabe

“con un poco de CHARCO esa píldora que os dan…”

Comparte este contenido