Seleccionar página

Los próximos 6 y 7 de julio, se representará Double Bach en el Castillo de Alcalá de Guadaira (Alcalá de Guadaira, Sevilla), de la mano de la compañía de Antonio Ruz/Pablo Martín Caminero. Desde luego, es una de las joyas que nos proporciona la suculenta programación, del Festival de Itálica de este año.

Signos: Antonio Ruz e Isabel Villanueva. Foto: Juan Antonio Gámez

Signos: Antonio Ruz e Isabel Villanueva. Foto: Juan Antonio Gámez

 

En marzo de 2017 algunos de los que residimos en Sevilla, nos perdimos la pieza Double Bach, momento en que fue programada en el Teatro Central. Al menos en mi caso, fui consciente de lo que se me “escapó”, en cuanto han pasado los años, e ido viendo más danza. Con el aliciente de que vi en febrero de este año, la pieza Signos (en el Teatro Central, en la que bailaba el propio Antonio Ruz, al son de la música de la violista Isabel Villanueva). Obra que Antonio Ruz ha comentado que es una vuelta de tuerca a las investigaciones que ha hecho, entre otras cosas, como Double Bach. Y lejos de considerar Signos como un producto de una especia de “superación dialéctica” de Double Bach, me generó mucha más curiosidad: casi como si quisiera intentar con estos escasos recursos, seguirle la pista a la evolución coreográfica de Ruz, en este formato en el que sólo se sitúan un bailarín y un músico, en escena.

 

Por más que sea un formato que ya ha sido reproducido numerosas ocasiones, no deja de ser atractivo verlo. Asimismo, conservo la misma  expectativa que tuve antes de ver Signos, es decir: ver cómo Antonio Ruz ha coreografiado  algo, que se mantenga en la frontera de este formato (que hasta se podría considerar un género), y la innovación. En la que lo que suceda en escena nos sorprenda, mientras se escape de lo predecible que puede ser, presenciar a un intérprete bailando en la intimidad, música clásica.

Para los que no conozcan la obra de la compañía de Antonio Ruz, cabe destacar que la misma “tiene como objetivo la investigación, la búsqueda en el campo del movimiento y la colaboración con artistas de otras disciplinas como las artes plásticas, la música antigua y contemporánea. Ha presentado sus trabajos en España, Europa, África y América del Sur. Entre sus producciones destacan No Drama, Ignoto, Ojo, Libera Me!, Vaivén, À L’Espagnole, Fantasía Escénica y Beautiful Beach.

Tras una formación en flamenco, danza española, ballet y una importante carrera como bailarín en grandes compañías nacionales e internacionales —Ballet Víctor Ullate, Ballet del Gran Teatro de Ginebra, Ballet de la Opera de Lyon, Compañía Nacional de Danza, Sasha Waltz & Guests—, el bailarín y coreógrafo Antonio Ruz es hoy un referente de la danza española y europea. En la actualidad compagina la dirección de su compañía en Madrid con su trabajo como asistente de coreografía en la compañía Sasha Waltz & Guests (Berlín), así como en diversos proyectos teatrales, musicales y educativos.

Double Bach

Double Bach

 

Ruz fue galardonado con el Premio “El Ojo Crítico” de RTVE en 2013 en la categoría de Danza”.

En este caso, el encargado de la música será Pablo Martín Caminero, cuya “diversidad de estilos musicales en los que se mueve, lo ha llevado a colaborar con artistas y proyectos de diversos géneros como Jorge Pardo, Gerardo Núñez, bandArt, Hippocampus, Chano Domínguez, Niño Josele, Rocío Molina, Enrike Solinís, Rosario La Tremendita, y un largo etcétera de proyectos de flamenco, jazz, clásico y barroco. Paralelamente, esta polivalencia le anima a componer música para películas de cine y campañas de publicidad desde el año 2006.

Ha publicado a su nombre 6 discos hasta la fechaDoméstica (BOST, 2005), El Caminero (BOST, 2011), O.F.N.I. (BOST, 2014), Salto al vacío (BOST, 2016), Bost (BOST, 2020) y Al Toque (KARONTE, 2021).

En formato de quinteto, el contrabajista desarrolla un repertorio de temas propios donde plasma su visión musical basada en dos pilares íntimamente unidos: el jazz y el flamenco.

Ha llevado en 2016 al escenario el espectáculo Double Bach junto al coreógrafo Antonio Ruz, en el que interpreta 2 suites de J.S.Bach en pizzicato. También con Antonio Ruz ha colaborado como compositor sinfónico en Electra del Ballet Nacional de España, y para In Paradisum de la Compañía Nacional de Danza.

Sin más dilaciones, les derivo a la sinopsis de la pieza Double Bach:

“Double Bach es un proyecto de colaboración entre el músico Pablo Martín Caminero, del que surge la original idea de adaptar las Suites para violonchelo No 1 y 2 de J. S. Bach al contrabajo, acoplando tanto la tonalidad como la técnica —pizzicato en lugar de arco— y el coreógrafo Antonio Ruz. Con la danza de la bailarina Melania Olcina, la obra propone un espacio interior e íntimo en el que los intérpretes comparten y dialogan desde un estado de no-pensamiento y de vacío; una soledad acompañada, un desierto-océano, un lienzo en blanco donde la música, el movimiento y la luz (o su ausencia) evocan fragilidad, profundidad y desequilibrio. El retorno a la sencillez”.

 

Comparte este contenido