Seleccionar página

Los próximos 28 y 29 de octubre se representará en el Teatro TNT, Entrañas con patatas, de la mano de la compañía Los Informalls. Uno de los espectáculos que han formado de la programación de la edición XV de MITIN, la cual se ha estado desarrollando en estos días en este teatro sevillano.

Los Informalls es una compañía de artes escénicas multidisciplinar que funciona como plataforma para la creación artística. Representa un estilo de vida basado en el movimiento, el humor y la agitación social, a la vez que defiende un arte cercano y sensible. La compañía se mueve en un lugar entre la danza, el teatro y lo desconocido.

Con esta presentación extraída de la web del Teatro TNT, esta compañía catalana nos avisa que en sus montajes hacen gala del carácter multidisciplinar de sus modos de operar, algo que por otra parte, es propio y necesario de las artes escénicas contemporáneas. Siendo que llevamos una serie de décadas en las que han surgido más géneros, que en paralelo se han sabido articular los unos con los otros, para que una creación llegue tan lejos como sus creadores lo deseen.

Y claro, si se pretende contar algo que pueda ir más allá de lo convencional o no copie a las vanguardias que se desarrollaron a lo largo del siglo XX, se precisa atreverse a retomar formatos con la mentalidad de los tiempos que corren. Sí, una época donde el público “lo ha visto todo” y a la vez “no ha visto nada”, es decir: que incluso los espectadores menos versados les son familiares los recursos que se han heredado de las vanguardias del siglo pasado. Sea  a través de sucedáneos en la televisión o en el cine de masas, o bien porque la mayoría de las miradas de éstos partieron de lo más contemporáneo, y no han transitado por una genealogía que haga justicia a la historia de las artes escénicas.

LOS INFORMALLS / Entrañas con patatas ©Tristán Pérez-Martín

 

Este contexto plantea una sinfín de desafíos para los creadores e intérpretes contemporáneos, que dedican toda su empresa a trabajos que se alejan de los moldes preestablecidos (aunque no se pueda negar que funcionan), más no reniegan de la tradición que les ha hecho posible. Con lo anterior no quiero decir que estamos en una época excesivamente extraordinaria en este tema, pero sí que me gustaría emplazarles a reflexionar sobre el qué supone hacer una ontología del presente, ante una sinopsis como la que da pie a Entrañas con patatas. La cual me remite, al nihilismo, al teatro de Samuel Beckett, al clown más existencialista (si eso cabe decirlo, sin que parezca una redundancia), etc.… A ver si a ustedes les pasa lo mismo que a mí, con este adelanto de Los Informalls:  

Un viaje de una hora por la esencia de sus protagonistas, Luis y Pere, donde cuentan su peculiar historia de amor que transita desde lo más absurdo hasta lo más profundo de una relación. Dos seres unidos por el vínculo de la amistad que han decidido transitar el miedo a través de la exploración del ridículo y la total exposición de todo lo que su identidad conforma. Donde el error se convierte en una herramienta esencial, cuyo árbol da fruto a una historia orgánica y cambiante que se sostiene gracias a ese fino margen entre el riesgo y el control.

 

Comparte este contenido