Seleccionar página

El próximo 12 de marzo se representará en el Teatro TNT, Ofelia no sabe nadar –Trilogía para el Fracaso-, de la mano de Zaherí Teatro. Una de las varias piezas que conforman esta programación especial de este teatro sevillano, bajo el ciclo Ni Una Menos que se estará desarrollando a lo largo de este mes de marzo.

 

 

Hace alrededor de una década que Zaherí Teatro lleva a cabo cursos intensivos y estables, como también espectáculos de teatro físico. Una de esas compañías sevillanas que han luchado incansablemente por mantenerse en pie, conservando esa forma artesanal de entender la investigación escénica; la estilización de la manera de accionar en escena para conseguir un lenguaje poético; la resignificación que supone la manipulación de objetos que consiguen transcender cualquier semántica y uso convencional; entre otras cosas, que responden a una tradición que nos han dejado los laboratorios de Investigación del Centro TNT.

Tanto Raúl G. Figueroa como Marina Miranda son dos experimentados profesionales, formados en generaciones distintas de dicho Laboratorio de Investigación. De hecho, eso y otras más cosas, son las que han facilitado que hayan estado trabajando en el interior del Centro TNT como compañía residente. Gesto que ofrece este espacio a los antiguos alumnos que mantengan los principios de este “linaje” (si se me permite la expresión) de profesionales. Ahora bien, este trabajo es totalmente independiente de lo que se hace en el Centro TNT, pues, las compañías residentes ensayan a sus anchas para que su labor artístico nazca de un responder a las necesidades estéticas, del compromiso político que habrá detrás de las piezas que se hacen, para así dar pie a la reflexión de sus espectadores.

Recuerdo que hace unos años les vi representar Europa boceto para el Exilio en la Sala El Cachorro (Sevilla), en donde su lenguaje poético conseguía que un gesto, una respiración tras ese emotivo monólogo de Marina Miranda sentada sobre un silla (por decir un ejemplo), nos valían a nosotros los espectadores, como algo de lo cual se podrían escribir ríos de tinta, al mismo tiempo que era inaccesible definir lo que había sucedido en escena, porque desbordaba la capacidad de un ser humano de delimitar algo. En aquella ocasión, se abordó el tema de las migraciones y las calamidades por las que pasan muchas personas en busca de una vida más digna, ahora según la sinopsis de Ofelia no sabe nadar –Trilogía para el Fracaso- se han aventurado a tratar las violencias machistas.

Les reconozco que ver en el título de esta obra el nombre de “Ofelia” y “no sabe nadar” por parte de dos profesionales conocedores de los grandes clásicos del teatro, no será gratuito (estoy pensando en el personaje de Ofelia de Hamlet de Shakespeare). Pero tampoco hemos de precipitarnos a pensar que nos encontraremos con una lectura contemporánea de este personaje tan citado y analizado, más bien invito en mantenernos atentos.  Por lo pronto, les dejo con un adelanto de Ofelia no sabe nadar- Trilogía para el Fracaso:

Ofelia es una mujer víctima de violencia de género. Como tantas otras mujeres por el simple hecho de ser mujer a lo largo de nuestra historia. Ofelia denuncia y vomita todo lo que siente en su casa llena de recuerdos. Ofelia lucha, cae y se levanta para comenzar a vivir de nuevo… Con Ofelia no sabe nadar la Cía se propuso la creación de un monólogo que intentase profundizar en el después de, en el ahora que, en la convivencia con una misma a partir de ese instante. Pero sobre todo para visibilizar la violencia de género en nuestra sociedad, una lacra con la que seguimos conviviendo cada día. Un espectáculo desde el lenguaje físico y poético de la acción teatral y el trabajo con el objeto, reforzado dramáticamente con la música en directo.

 

 

 

 

Comparte este contenido